Todos conocemos el género de los Fighting Games, muchos nos hemos pasado las tardes con amigos machacando los botones y rotando los mandos. Algunos simplemente pulsábamos botones sin ningún tipo de estrategia y ocasionalmente sin saber que estábamos haciendo. Otros, los más curiosos, se entretenía en mirar los combos para sorprender en esas quedadas de grupo. Luego, llegaba el momento en el que sabias que si te enfrentabas contra uno en concreto estabas perdido. Ese, él que se entretenía en el campo de pruebas, dominaba a su personaje preferido y poco tenías que hacer contra él.

Ese amigo que destacaba del grupo, se apunta a un torneo menor de barrio y quiere seguir demostrando que puede con más. Acaba viajando para seguir midiendo su nivel en torneos más alejados de su ciudad. Destaca a nivel nacional y continental; y es cuando finalmente puede cumplir su sueño de competir en EVO contra los mejores del mundo. Ese amigo ficticio del que hablo no puede desarrollarse en España como le gustaría debido a la escena casi inexistente que tenemos.

Por desgracia en España no existe una tradición en juegos de lucha como en Estados Unidos o en Asia donde mueven grandes masas. La escena nacional es casi inexistente salvándose por algunos eventos presenciales o empresas pequeñas que hacen competiciones regulares. El gran problema de la escena competitiva no es tanto por los jugadores ni los espectadores, sino que no hay una empresa con la infraestructura suficiente como para retransmitir un contenido de calidad que apueste por los Fighting Games a medio-largo plazo.

España es un país sin tradición competitiva en el género de la lucha y los medios no hablan de la escena más allá del máximo nivel. Con esto, los pequeños proyectos que apoyan los Fighting Games en España tienen difícil llegar a los espectadores a los que tampoco les han generado interés los medios.

Agosto 2018  – Jesús M. López

The Cloud Gaming

Author The Cloud Gaming

More posts by The Cloud Gaming

Leave a Reply